domingo, 25 de enero de 2009

Wolfmother - Wolfmother (2005)


1. "Dimension" – 4:21
2. "White Unicorn" – 5:04
3. "Woman" – 2:56
4. "Where Eagles Have Been" – 5:33
5. "Apple Tree" – 3:30
6. "Joker & the Thief" – 4:40
7. "Colossal" – 5:04
8. "Mind's Eye" – 4:54
9. "Pyramid" – 4:28
10. "Witchcraft" – 3:25
11. "Tales" – 3:39
12. "Love Train" – 3:03
13. "Vagabond" – 3:50

Coger un vaso. Echar 1/3 de Led Zeppelin. Enrasar hasta arriba con Black Sabbath. Espolvorear una pizca de rock progresivo (preferiblemete las marcas Kansas y Uriah Heep) y agitar. Verter en un molde con forma de Australia. Hornear durante unos 55 minutos. ¡Et voilà! ¡Un Wolfmother!

El resultado es un plato de sabor añejo, preparado con exquisito gusto y buen hacer. El término "originalidad" no es aplicable a este trío, desde luego. Lo que hacen se hacía hace treinta y pico años. Pero ellos lo están repitiendo sin desmerecer a los maestros, como bien demuestran en su debut "discogastronómico". Según leo en la Wikipedia, Andrew Stockdale (alcachofa y sartén de seis espaguetis), Chris Ross (sartén larga y, hum, teclado) y Myles Heskett (cacerolas) formaron a la Madre Loba en el año 2000; tras varios años tocando en pequeños clubes, sacaron su primer EP en el 2004 a modo de aperitivo, y un año después, como plato fuerte, el debut que nos ocupa, que vino acompañado de seis singles.

No soy experto en rock setentero, así que discúlpenme si digo alguna tontería en el párrafo que sigue, pero así es como lo veo yo: Tras las primeras catas, lo primero que llama la atención es la voz de Stockdale, que suena extrañamente lejana; vamos, igualito que la de Ozzy en los inicios de Black Sabbath. En lo que respecta al resto de ingredientes, hay momentos más Kansas ("Mind's eye"), momentos más Uriah Heep ("Vagabond" o "Tales from the forest of gnomes", en la que incluso hay trazas de Beatles), momentos más Led Zeppelin ("White unicorn", "Woman") y, sobre todo, mucho Black Sabbath. Al escuchar "Witchcraft" no puedo evitar pensar en "Walpurgis", o lo que es lo mismo, "War pigs", aunque quizá sea más asociación de ideas que otra cosa; juzguen ustedes mismos. El primer corte, "Dimension", parece escrito por los de Birmingham. "Colossal" también tiene mucha influencia suya. Mi amigo DREaMER me comenta que la batería en general le recuerda a los White Stripes, y el teclado, al rock ácido de finales de los 60. Y por supuesto, también imprimen su toquecillo personal en los temas. Sólo hay dos que no me gustan, que son "Apple tree" y "Love train". Por último, cabe mencionar la guinda final de "Witchcraft", que tiene escrito con una flauta el nombre de Jethro Tull.

Se presenta en un envase con un diseño de Frank Frazetta, en todo el mundo salvo en el Reino Unido, donde lo censuraron porque salen tetas y lo cambiaron por otro con el fondo todo negro y el logo del grupo en blanco. Me pregunto si ellos también viven en el siglo XXI. A continuación se ofrecen tres muestras gratuitas: la femenina, la colosal y la dimensional, destacando la primera de ellas por su sabor de corta duración pero altísima intensidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, ponte algún nombre o nick, pero no dejes comentarios anónimos... gracias :)